Harriet Sanderson / Limbus (Greeter)


Autor/autora: Harriet Sanderson
Año: 2007
Nacionalidad: Estados Unidos
Técnicas y medios: Instalación con silla de madera y fragmentos de bastón
Medidas: variables


Página web: www.harrietsanderson.com
Exposiciones:
Harriet Sanderson: LIMBUS, Jundt Art Museum, Gonzaga University, Spokane WA, (2007)
Bibliografía: No hay datos
Webgrafía:
https://issuu.com/jundt_art_museum/docs/sanderson
http://www.harrietsanderson.com/portfolio/limbus/?p=mittenthal
https://vimeo.com/108760177
http://www.wnewhouseawards.com/Artists/harrietsanderson.html
http://www.spokesman.com/stories/2007/oct/16/living-in-limbus/


Descripción: Harriet Sanderson es una artista habilitada por una conciencia aguda de sus propios límites físicos. Ella ha pasado toda una vida luchando con las limitaciones, prácticamente no tiene uso de su brazo derecho desde que contrajo la polio a una edad temprana.

(…)

La instalación de Sanderson, LIMBUS, recontextualiza el museo en una especie de casa de reposo alegórica. Al entrar en el cuerpo del edificio, el espectador camina por el interior iluminado de los espacios mientras nuestros cuerpos arrojan sombras entre los cuadros.

Entramos en un espacio cerrado pero activo para interactuar y medir la presencia física del arte contra nuestro propio cuerpo. Pero es la misteriosa ausencia evocada por los arreglos de bastones y sillas, colchones y almohadas que, como dice Nate Mackey, “alcanza más allá, ya que pone en duda lo que es”.

(…)

En un precario equilibrio, las esculturas de Sanderson son vulnerables, impermanentes. Modelados en diversas formas, sus sillas y los bastones se inclinan unos hacia otros, sus arreglos que cambian en búsqueda de una posición más cómoda o menos ruidosa. En Tango without arms, una silla es confortada o tal vez torturada por fragmentos mutantes de cañas cuyos brazos articulados se contorsionan, como si estuvieran abrazando sus propias limitaciones.

(…) 

En la novela de Georges Perec, Life: A User Manual, cada habitación de un edificio de apartamentos parisino se nos revela como un mundo en sí mismo. Hay discontinuidades en cada umbral. Cada habitación de alguna manera fundamental es incognoscible a todas las otras habitaciones, pero todas las habitaciones o capítulos están singularmente compuestos, llenos de intención. Están divididos, pero en el tiempo, las relaciones entre habitaciones y sus contenidos comienzan a conectarse para revelar un organismo más complejo – el edificio en su conjunto.

En LIMBUS, hay todo tipo de habitaciones: dormitorios, salas de estar o de espera, juegos o salones, así como otros espacios de transición.

Dos esculturas anteriores, Tractor y Easy Chair, aparecen a lo largo de los espacios intermedios que protegen las entradas de las habitaciones. Sanderson reequipó estas sillas de ruedas, renovándolas con bastones de madera y mimbre. Dificultados por sus cuerpos, como si fueran hiperconscientes de sí mismos, son vehículos adornados con símbolos de sus propias limitaciones.

(…)

Una manta de bastones durmientes forman ochos, una serie de cinta de Moebius que sugiere una sutura de cabeza a pie y a cabeza. Las cañas llenan el piso de una pequeña habitación, encerrada en su propio abrazo tranquilo (…)

En Lag, seguimos un continuo lecho de almohadas, inclinado o tendido, llenando el piso entero y subiendo una escalera, conduciendo a una silla dramáticamente iluminada en el rellano, con bastones sobresaliendo. Así, mientras las cañas y sillas exploran las posibilidades físicas de interacción, las camas y almohadas amortiguan el dolor, completando el mobiliario de estas habitaciones. Como un sueño de ascensión, las sillas se suben encima de sus cañas – y viceversa – formando puentes e interconexiones entre sí, construyendo relaciones.

El espacio interno puede parecer ordenado y caótico al mismo tiempo.

Hay algo inquietante en la forma por lo demás armoniosa de sillas y bastones. Tal vez es el hecho de que las sillas son de segunda mano, mostrando abiertamente las cicatrices de su larga vida. Las sillas tienen una cierta nostalgia a diferencia de los bastones que no muestran signos de edad. Esta tensión entre los bastones nuevos o genéricos y estas sillas viejas y desgastadas proporciona un equilibrio que parece apropiado para una casa de reposo – el sanitario y el impersonal (que junto con la televisión dominan a menudo estos lugares hoy) contra el gastado y enfermo.

Hay muchas historias ocultas aquí que nunca se contarán. Llegamos a esta instalación y descubrimos nuestras propias historias, imaginando fácilmente a los pacientes jugando a las cartas (…) Mientras Sanderson explora la disfuncionalidad de las sillas, éstas trabajan con sus bastones para pararse, caminar y finalmente bailar; comienzan a alcanzar una vida propia. Se evoca una sensación de alegría y dolor.

La obra del artista es luchar con materiales -en este caso con estas sillas y bastones- para coreografiar un baile. Con LIMBUS, Sanderson se infiltra en el museo para celebrar el ruido como una interferencia que puede aumentar la importancia del mensaje.

  (Robert Mittenthal en: http://www.harrietsanderson.com/portfolio/limbus/?p=mittenthal)


Limbus from Harriet Sanderson on Vimeo.